martes, 4 de febrero de 2014

El día esperado...

Se hace el silencio en la calle San Jerónimo. Suena la llave de la ciudad de Granada golpeando la puerta del Perpetuo Socorro. Más silencio aún, y de repente Granada rompe en aplausos: ¡se han abierto las puertas de una nueva Semana Santa! Y sale una marea de capirotes azules, palmas y niños hebreos. De pronto, se vuelve a hacer el silencio: el misterio de la Borriquilla encara ya la puerta. Suena la Marcha Real, y de una gran "zancá" el misterio toma Granada. Sólo 68 días y la ciudad de la Alhambra vivirá ese gran sueño. Granada se postrará ante Dios hecho hombre, y ante su Madre. Disfrutará del olor a incienso, el rachear de costaleros, la dulce melodía de una marcha a lo lejos, el grácil movimiento de las bambalinas...
Estas son las cosas por las que nuestra vida, la de los cofrades, merece la pena. 




         

No hay comentarios:

Publicar un comentario